¿Conoces el bondage?

0
9

¿Conocéis el bondage? Veo alguna mano que tímidamente es levantada. Vamos a desarrollar este tema.

Según extraemos de la Wikipedia, Bondage es una denominación aplicada a los encordamientos eróticos ejecutados sobre una persona vestida o desnuda.

Es una técnica que hemos observado mucho en las escenas más puramente sadomasoquistas, pero eso no significa que no se esté introduciendo en los dormitorios de muchas parejas.

Está demostrado que el atar, el impedir a una persona, ciertos movimientos de forma total o parcial, segrega adrenalina, aumentando la tensión sexual y liberando ondas alfa que son las que se emiten en estado hipnótico o de atención difusa.

A los hombres, mayormente, les suele excitar más la inmovilidad total, haciéndoles sentir indefensos ante sus parejas, pero a veces ellos comienzan a aumentar su autoestima, debido a que controlan a su pareja a través de la palabra, estando ellos inmovilizados.

Los objetos más utilizados para realizar el bondage y que son de una alta carga sensual ya en si mismos son: una corbata, unas medias, unas esposas…

Cualquiera de ellos podemos encontrarlas en nuestro dormitorio, y las esposas, pues ya estáis tardando en ir a un sex shop para haceros con unas, ¡con el juego que dan!

Comentar, que hay que ser precavidos sobre con quien practicar esta sensual técnica, ya que si no conocemos bien a nuestro acompañante, puede llegar a no ser tan excitante como se piensa. Además, nunca está de más que se establezcan ciertos límites, ya sea cuando lo practiquemos con desconocidos como con nuestras parejas, debido a que puede que haya algo que incomode o disguste a la otra persona, rompiendo el clima sensual.

Se pueden usar las ataduras solo en la pareja, o atando a la pareja con algún objeto, ejemplo, los barrotes de la cama.

Ya dependerá de vosotros hasta que nivel queréis alcanzar de atamientos hacia vuestra pareja. Como veis, muchos de los “recursos” que son utilizados en situaciones sexuales más extremas, pueden ser llevados a nuestros dormitorios, con toques más lights, haciendo nuestros encuentros sexuales más atrevidos, picantes y diferentes.

Ahora solo os lanzo una pregunta, ¿qué preferís, ser atados o atar? ¡ descubrirlo!

5 / 5 stars